La creación

Recorría como un guardián
de sueños su interior,
sin guía que la conduzca
hacia una meta.
Sola se encontraba,
años que le recordaban
momentos dichosos,
sin muros de contención,
sólo frescura, inocencia,
llana admiración.


Instantes que en su memoria guardó.
Pero se atemorizó ante el espanto
de sombras que se desdibujan
en un tiempo anterior.

Pretende recordar,
aunque parece tarde,
está exhausta,
una niebla de olvido
se apodera y la calma.
Tiempos de extrañeza,desaliento,
incomprensión. Preguntas,
respuestas que nunca entendió,
pero calló,silente se quedó.

La espiral de la vida la lleva
a reencontrarse,
no se inmuta ni asusta.
Un pasado que intenta regresar,
aparente levedad en sosiego
que apenas logra,
recaudo, prudencia,devoción.
Casi una plegaria de consuelo,
abandono,súplica,dolor.

Parece tan lejano y cercano,
permanece ese silencio abrumador,
voces mudas, gritos en desiertos
de gente sin voz,sin vos.
Expectante,atemorizante,
insultante,aunque gratificante.
Intentando hacer de su mundo,
una nueva creación.

Dolores

Hay quienes creen que el destino
descansa en las rodillas de los dioses,
pero la verdad es que trabaja como un
desafío candente, sobre las
conciencias de los hombres.

Eduardo Galeano

2 comentarios:

  1. Me gustó cómo expresaste la idea de recorrer ciertos caminos sin guía, esa sentimiento confuso de no saber a dónde ir ... me gustó no porque crea que es una sensación agradable, je, sino porque creo que es algo que todos en mayor o menos medida alguna vez experimentamos y lo resumidte muy bien en pocas palabras. Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Esto de Galeano no lo había leido, pero me parece estupendo!...la verdad es que a medida que lo voy conociendo, cada vez lo admiro más!

    un abrazo.

    ResponderEliminar